El regreso a Madrid de los pucelanos Arizona Baby viene cargado de rock y neofolk

Arizona Baby han marcado un antes y un después en la música española. Con su indeleble sello de marca: austeridad sonora y filosofía básica, inauguraron en España el neofolk acústico, la imagen barbuda (justo tras ellos aparecieron las barbas en el pop nacional) y dieron un revolcón al indie-rock patrio con su fulminante despegue en octubre de 2009,  momento en el que publican con Subterfuge “Second to none” (Grupo Revelación 2010), tras un autoeditado “Songs to sing Alone” en 2006 y que fue reeditado a petición de sus fans en 2015. 

Tres chavales pucelanos iniciados en ruidosas bandas underground unían su destino a unas guitarras acústicas y emprendían la gloriosa tarea de introducir en el indie nacional sus estoicas visiones “americanas”.

Desde entonces no han parado. Varios premios más, reconocimientos críticos y giras maratónicas. En España y fuera. Arizona Baby ha llevado su música a un montón de países: Grecia, USA, Reino Unido, Hungría, Alemania, México… Hasta a Albania. Eso sin contar su aventura conjunta con Los Coronas, primero como Dos Bandas y Un Destino y luego ya como grupo compacto, los espectaculares CORIZONAS. Por esto y por su insuperable directo, Arizona Baby es una de las bandas fundamentales de la pasada década.