La compañía 'Cazando Gamusinos' presenta este espectáculo, dentro del Festival 'Pendientes de un hilo'

Tomasa lleva más de 40 años regentando un puesto en el mercado de abastos de su ciudad; vendiendo frutas, verduras, carne y pescado. El mercado es su casa, y el resto de tenderos su familia; su Francisco murió hace ya mucho tiempo, apenas queda de él una foto colgada y el recuerdo del día que se conocieron en la pradera de San Isidro.

Le encanta la radio, siempre tiene sintonizada alguna emisora de copla o chotis, sus músicas favoritas. También le acompaña una moza, María, que le ayuda a cargar las cajas y a recordarle todo aquello que a Tomasa se le olvida, porque es muy despistada y siempre tiene la cabeza en las nubes.

Últimamente el género ha empezado a hablarle, - como les doy tanto cariño es normal que quieran interactuar conmigo - dice Tomasa. Y es que ahora escucha las conversaciones absurdas de los pescados, la patata se queja al ponerla de oferta y la pera llora porque se siente sola.

Tomasa lleva un tiempo buscando a su perfecto sucesor; ha tomado la decisión cumplir su sueño de juventud; trabajar en un circo como funambulista y viajar por los cinco continentes. Quizá esa persona está más cerca de lo que parece, quizá pronto llegue el día de sacar esa maleta que tantos años lleva preparada en el almacén.

Dentro de este delirio tendremos que esperar a que llegue nuestro turno. ¿Habéis pedido ya la vez?

 

* dentro de la programación del IV Festival de Títeres y Objetos ‘Pendientes de un Hilo’, organizado por La Tartana Teatro, del 26 de octubre al 8 de noviembre. Toda la información en festivalpendientesdeunhilo.com