Imagen de La Donna Immobile

En el cuento original de La bella durmiente (Sol, Luna y Talía de Giambattista Basile, 1635), Talía se duerme virgen y despierta madre de gemelos. 

La Donna Immobile es una propuesta personal surgida del cuestionamiento de las historias de hadas y de la frustración. Es un cuento crudo y poético que establece el compromiso de hablar de la agresión sexual y de la inmovilidad cotidiana de una mayoría femenina que quizás está despertando, pero que sigue repleta de bellas durmientes. 

La obra quiere ser una herramienta de sensibilización, además de un análisis de nuestros cuentos tradicionales, en los que desde hace siglos se ha inculcado miedo a la niña, a la mujer o a la joven, imponiendo la maternidad, advirtiendo del daño de los “monstruos” y afectando negativamente a valores como el empoderamiento.

La Donna Immobile recoge la fábula original de La bella durmiente pero va más allá del texto, potenciando lo que se adentra por los sentidos del espectador.

FICHA ARTÍSTICA
Dirección y dramaturgia:
Rakel Camacho
Reparto: Rebeca Matellán, Trigo Gómez, Rakel Camacho
Coreografía y movimiento: Patricia Torrero (Arrieritos Danza)
Ayudante dirección: Helena Soria
Producción ejecutiva: Carlota Guivernau
Iluminación: Mariano Polo
Espacio escénico: Ana Montes, Rakel Camacho
Espacio sonoro: Julián Sanz
Vestuario: Fila Cero Sastrería y La Intemerata Teatro